FANPSE

Federación de Asociaciones de Neuropsicología Españolas

Cómo el cerebro distingue la ironía y otras entonaciones

Una pregunta, una afirmación, una ironía, una sorpresa, una amenaza... Son muchos los significados que puede adquirir una frase según la entonación que se le dé. La habilidad para discernir entre uno u otro es necesaria en nuestra especie para entender si las intenciones del otro son buenas o malas.

 Los científicos sabían que había áreas del cerebro que procesan los cambios en el tono de la voz al hablar, también llamado prosodia. Ahora, una investigación publicada esta semana en la revista Science y desarrollada por científicos de la Universidad de California en San Francisco ha identificado las neuronas del cerebro humano que responden a la entonación, situadas en el giro temporal superior.

La capacidad del cerebro para interpretar estos cambios de tono es especialmente notoria, ya que cada interlocutor tiene el suyo propio. Además, el cerebro tiene que analizar de forma simultánea las vocales y consonantes que se pronuncian, las palabras que forman, y cómo se combinan en frases y se acompañan de gestos. Todo, en una escala de milisegundos.

El trabajo, dirigido por la neurocirujana Claire Tang, se llevó a cabo con 10 voluntarios con epilesia a los que se les colocó una manta de electrodos en la cabeza para estudiar su actividad cerebral. Después les expuso a varias frases grabadas por tres voces artificiales (dos de mujer y una de hombre) con cuatro entonaciones distintas: neutral, enfatizando la primera palabra, enfatizando la última o como pregunta.

Los investigadores observaron la actividad eléctrica de las neuronas en el giro temporal superior, un área que ya se sabía que jugaba un papel importante en la interpretación de la prosodia del discurso gracias a estudios anteriores.

Grupos de neuronas

En concreto, descubrieron que algunas neuronas de esta zona podían distinguir las voces basándose en diferencias en el rango de tonos, que otras neuronas diferenciaban las cuatro frases basándose en los sonidos que creaban la frase, sin importar de quién fuera la voz -por ejemplo, 'película' suena distinto de 'animal' sin importan quién lo diga-, mientras que un tercer grupo de neuronas podía distinguir entre los cuatro patrones de entonación, y cambiaban su actividad dependiendo de en qué parte de la frase se ponía el énfasis.

"Hemos podido determinar no sólo dónde se codifica la prosodia en el cerebro, sino también cómo lo hace", indica Tang. "Lo que vemos aquí es que hay neuronas del neocortex procesan qué palabras se dicen y cómo se dicen", añade.

Otros mecanismos

La prosodia es muy importante para entender el lenguaje, explica a EL MUNDO Luis Martínez Otero, investigador del Instituto de Neurociencias de Alicante, centro mixto del CSIC y la Universidad Miguel Hernández. En su opinión, este artículo pone el énfasis en que este tipo de estrategias son generalizables a cualquier otro tipo de información que el cerebro pueda estar procesando. "Se está estudiando ahora si este tipo de mecanismos nos permitirían también modular de manera relativa la percepción de cosas de mayor rango cognitivo, como la percepción del bien y del mal o de la belleza", asegura.

Para el experto, el hecho de que el estudio se haya llevado a cabo con personas con epilepsia no alteran los resultados, ya que los registros se han hecho cuando no había actividad epiléptica en la zona o bien fuera del foco epiléptico.

Además, indica que la capacidad para detectar la entonación no es exclusivamente humana. "Se puede generalizar a otras especies, la entonación la utilizan pájaros, primates y otros animales para comunicarse", añade.

"Una de las cuestiones más importantes que tenemos que dilucidar al relacionarnos es si las intenciones del otro son buenas o malas para mí, si estoy interaccionando con un amigo o un enemigo y cómo tengo que actuar. La entonación transmite muy buena parte de toda esa información que tiene un contenido emocional muy fuerte", concluye Martínez.

 

Fuente: María Pérez Ávila

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

 

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.